viernes, 31 de diciembre de 2010

El prodigio que todos esperamos

El prodigio que todos esperamos: "“Si no se respeta la naturaleza del cristianismo tal y como entró en la historia, éste no puede encontrar arraigo en el corazón de los hombres”. El artículo de Carrón, publicado en La Razón el 31 de diciembre."

jueves, 2 de diciembre de 2010

Educarnos en lo bello y verdadero

Esta semana he participado del concierto de la academia de música del colegio Santa Caterina Da Siena y del festival de ballet de cierre de año académico de N. Dikjuis.

Mientras me deleitaba con gozo por experimentar la belleza, por medio de la música y de toda la plástica, la armonía y perfección del ballet clásico y moderno, me parecieron claros algunos juicios:

1. Que la educación en este momento histórico no puede pretender arrancar de un discurso por los valores morales y de la urgencia de portarse bien, porque la mayoría no comprende qué relación tiene esto consigo mismo, con sus deseos más profundos y sobretodo no puede contrarrestar la avalancha de producciones cuya única referencia es el hombre considerado como un animal más, esclavo de sus instintos y reacciones circunstanciales.

2. Solo una educación que nos haga experimentar cuanto gozamos cuando percibimos la belleza, (generada con esfuerzo, tiempo y disciplina a través de por ej. el dominio de un instrumento o del propio cuerpo), nos hace capaces de darnos cuenta de que estamos hechos para lo grande, para lo infinito, para el Todo. Solo así es posible que nos interese el bien porque percibo que me corresponde más que el mal.

3. Estamos habituados a vivir de modo rastrero, en la inconsciencia "alegre" que tiene como ideal a la vedette, a la modelo o a las estrellas de Hollywood. Sólo un volver a contactar con nuestro yo verdadero a través del despertar estético puede devolver su estatura humana al hombre. De otro modo, seguiremos percibiendo el aumento de la decadencia de nuestra cultura, hecho que hoy se documenta con el auge de la delincuencia, el consumo de drogas y del sexo entendido como "actividad recreativa casual", con sus derivados como nuestros horrorosos programas televisivos nacionales.

Stella Olmedo

viernes, 19 de noviembre de 2010

Por los cristianos de Iraq

Por los cristianos de Iraq: "Comunión y Liberación se adhiere al llamamiento de los Obispos italianos para rezar, el próximo domingo 21 de noviembre, por los cristianos perseguidos. Para que los sintamos 'como amigos, aunque no los conozcamos directamente»"

sábado, 16 de octubre de 2010

Hombre malo



Era un uomo cattivo, ma cattivo cattivo cattivo,
eppure così cattivo, il Signore lo salvò.
Quando si alzava la mattina tutto gli dava fastidio
a cominciare dalla luce perfino il latte col caffè.


Ma un dì si chiese chi era che gli dava la vita
un dì si chiese chi era che gli dava l’amor.

«Chi se ne frega della vita chi se ne frega dell’amore»
lui ripeteva queste cose, ma gli faceva male il cuore.
Ed il Signore dal cielo tanti regali gli mandava
lui li guardava appena anzi alle volte poi si lamentava.

Ma un dì si chiese chi era che gli dava la vita
un dì si chiese chi era che gli dava l’amor.

Poi un giorno vide un bambino che gli sorrideva
vide il colore dell’uva e la sua nonna che pregava.
E vide ch’era cattivo e tutto sporco di nero
mise una mano sul cuore e pianse quasi tutto il giorno intero.

E Dio lo vide e sorrise gli tolse quel suo dolore
poi gli donò ancor più vita poi gli donò ancor più amor.

Era un uomo cattivo, ma cattivo cattivo cattivo
eppure così cattivo il Signore lo salvò.

-------

Era un hombre malo, pero malo, malo, malo,
y –aunque- era tan malo, el Señor le salvó.

Al levantarse a la mañana, todo le fastidiaba,
empezando por la luz incluso el café con leche.
 

Más un día se preguntó quién era el que daba la vida.
Más un día se preguntó quién era el que daba el amor.


«¿A quién le importa la vida? ¿A quién le importa el amor?».
Él repetía estas cosas pero le dolía su corazón.
El Señor desde el cielo le enviaba muchos regalos;
él apenas los miraba, más aún, a veces hasta se lamentaba.


Más un día se preguntó quién era el que daba la vida.
Más un día se preguntó quién era el que daba el amor.


Un día miró a un niño que le sonreía,
miró el color de las uvas y a su abuela que rezaba.
Y vio que era malo, que estaba manchado de negro;
puso una mano en su corazón y lloró casi todo el día.


Y Dios lo miró y le sonrió, le quitó su dolor,
le entregó todavía más vida, le entregó todavía más amor. 


Era un hombre malo, pero malo, malo, malo,
y –aunque- era tan malo, el Señor lo salvó.

viernes, 15 de octubre de 2010

Asamblea con Julián de la Morena

Asamblea con todos las comunidades del Paraguay
Viernes 15 de Octubre a las 20:00 hs (puntual)  , Sede, Colón 1.429

Don Julián de la Morena, nuestro visitor, nos ha enviado esta pregunta para la Asamblea:

¿Cual ha sido nuestra conversión después del trabajo de los ejercicios de la fraternidad?


A no faltar!!!

lunes, 23 de agosto de 2010

Meeting de Rimini

Entre los pabellones, suena el eco de una canción de amor


En el amor, en la política, en la economía, el hombre busca siempre el infinito. El hecho de que siempre quede insatisfecho demuestra precisamente que este deseo no tiene límites, como han demostrado en el Meeting un banquero y un sindicalista, Corrado Passera y Raffaele Bonanni.
Crecer es un deber. Las reformas son un imperativo para el bien común del país. El trabajo es una prioridad. ¿Qué permite mantener esta tensión infinita, no contentarse? La experiencia demuestra que antes o después el deseo infinito decae, se reduce. El amor se convierte en posesión, la política en conquista y gestión del poder, la economía reduce su objetivo al único fin de hacer dinero. En la experiencia de la que nace el Meeting es Jesús el hombre que, al encarnarse, nos sale al encuentro, mantiene la estatura de nuestros deseos y nos permite vivir a la altura. Nuestro error es un deseo reducido, que se contenta, que usa las cosas (y las personas) por menos de lo que valen. Pero el camino para vivir a la altura del propio corazón es sencillo.

miércoles, 21 de julio de 2010

Benedicto XVI contará a los niños la historia de los doce apóstoles y de San Pablo en su nuevo libro


Miércoles, 21 jul (RV).- La historia de los doce apóstoles y de San Pablo contada a los niños es el tema del nuevo libro de Benedicto XVI, tal como informa el periódico de la Santa Sede "L'Osservatore Romano". El volumen recoge algunos pasajes de sus audiencias generales de los miércoles. Los caminos de Galilea hacen de fondo a los acontecimientos que narra el libro, de 48 páginas, cuya introducción ha escrito el sacerdote español Julián Carrón, presidente de la Fraternidad Comunión y Liberación.


"Érase una vez un pequeño grupo de hombres que un día, hace dos mil años, encontró a un joven que caminaba por los caminos de Galilea. Cada uno tenía su trabajo y su familia, pero en un instante sus vidas cambiaron. Se llamaban Andrés, Juan, Pedro, Mateo, Tomás... Eran doce y hoy los conocemos como los 'apóstoles". En Jerusalén todos sabían que eran 'los amigos de Jesús'", escribe el padre Carrón.

El sacerdote explica en el diario vaticano que con este libro Benedicto XVI "nos toma de la mano" y nos acompaña a descubrir quiénes eran los primeros compañeros de Cristo, cómo lo encontraron y cómo fueron conquistados por Él, hasta decidir que no lo abandonarían jamás. El Papa -señala el padre Carrón- nos lleva atrás dos mil años y nos hace testigos de lo que Jesús dijo e hizo con aquellos hombres, y nos transporta a la ribera del río Jordán junto a Juan Bautista, a la orilla del lago Tiberíades donde Jesús preguntó a Pedro: "¿Me amas? y éste le contestó "Señor, tú sabes que te amo". El libro, que ha sido enriquecido con ilustraciones de Franco Vignazia, está editado por San Giuliano Milanese y cuesta 12 euros.

miércoles, 9 de junio de 2010

sábado, 22 de mayo de 2010

Nuncio visitó sede de CL Villarrica


El sábado 22 de mayo de 2010, visitó Villarrica el Nuncio Apostólico Mons. Eliseo Antonio Ariotti. El Padre Sergio Ayala (un amigo del Movimiento), me dijo que esperemos una breve visita del Nuncio para las 17:30 horas en la sede de Comunión y Liberación de Villarrica, totalmente fuera de la agenda oficial prevista. No estaba muy segura que asistiera, pues yo sabia que a las 18:00 horas debía celebrar la Misa en el Monasterio de las Hermanas Clarisas, distante unos kilómetros del centro de la ciudad.

Entonces como era día de Escuela de Comunidad invitamos a todos, secundarios, universitarios, adultos, a participar y esperar la visita del Nuncio. Para que todo sea más perfecto ese sábado también estaba nuestro visitor Víctor S. acompañado por Ronald C.

Alrededor de las 18:15 llegó el Monseñor Ariotti acompañado por el Mons. Julio César Álvarez, y no se quedaron en la puerta de paso, como pensábamos, sino que entraron y se sentaron con nosotros a conversar, el Nuncio contó que visitaba nuestra ciudad para conocer personalmente la comunidad de Villarrica, y saber qué espera del próximo Obispo, pues debía enviar un informe al Santo Padre, y para que sea fidedigno, deseaba conocer la Diócesis. Manifestó que no sabía que existía una comunidad del Movimiento Comunión y Liberación en nuestra ciudad, ni que tenía una presencia tan visible y tantos años. En un momento dado nos preguntó que esperábamos del nuevo Obispo. Nancy respondió que deseábamos que esté en comunión con el Santo Padre, para mostrar al mundo la universalidad de la Iglesia que tanto necesitamos. Qué demuestre apertura a los Movimientos Eclesiales que existen. Manu pidió que acompañe a los jóvenes.

Le entregamos en nombre de la comunidad de CL, un libro de Luigi Giussani “Por que la Iglesia” y lo invitamos a visitarnos nuevamente.

Fue todo un Acontecimiento, una visita que pensé sería de segundos, fue otra cosa, se ve en esto que es Otro quién decide todo, Otro que sobrepasa ampliamente nuestras expectativas y supera nuestros límites. Como dije a algunos amigos, tanta gente vino en todo este tiempo a Villarrica, (Jorge, Don Julián, Padre Aldo, El Nuncio) que siento a Don Giuss más padre que nunca, y espero que su paternidad nos ayude a cuidar este Carisma tan grande, que dejó en nuestras limitadas manos y que tengamos por fin un corazón de carne.
Saludos.
Teresa.

jueves, 13 de mayo de 2010

Ubi Petrus ibi ecclesia et ubi ecclesia ibi Petrus

16 de mayo
en la Plaza de San Pedro
para el Regina Coeli


El domingo 16 de mayo de 2010 queremos estrecharnos en torno a Benedicto XVI, como hijos alrededor del padre, deseosos de llevar en parte el peso que la situación actual carga sobre sus hombros.

Queremos rezar con él y rezar por él. Es el gesto más sencillo y verdadero que podemos hacer para expresar nuestra cercanía al Santo Padre, a la Iglesia y a quienes han sufrido por el mal padecido.

Con la penitencia y la unidad con el Papa, queremos testimoniar que la experiencia cristiana es una experiencia de belleza, plenitud y misericordia, que es capaz de abrazar a todos los hombres.

El deseo de la justicia, herida por el mal del hombre, encuentra en Cristo, crucificado y resucitado, una esperanza que es más fuerte que la muerte.


Documentos para retomar el sentido de este gesto.
  1. Pedro, «roca definitiva y segura» por Luigi Giussani
  2. Heridos, volvamos a Cristo
  3. Mas grande que el pecado - Editorial de Huellas, Abril 2010 
  4. Carta Pastoral del Santo Padre Benedicto XVI a los Católicos de Irlanda
  5.  

    domingo, 25 de abril de 2010

    Muestra de San Benito en Ciudad del Este

    La apertura fue bellísima, iniciamos con dos cantos gregorianos por el coro del Seminario Diocesano de Ciudad del Este "San José", a cargo del Padre Dominic Carey.

    Luego la bendición hizo el Monseñor Rogelio Livieres Plano (obispo de la Diócesis de Ciudad del Este)  y finalmente las palabras de apertura a cargo de la intendenta Sandra Zacarías.

    La municipalidad nos apoyó muchísimo, además de la prensa,  se ofreció el brindis con bocaditos y cocteles, en un ambiente con hermosos arreglos de flores.

    Toda la semana anterior estuvimos en Centro Regional de Educación Dr. Gaspar Rodríguez de Francia. Este fin de semana expusimos en el centro parroquial San Blas de la Catedral, asistieron los chicos de la catequesis, además de autoridades educativas, alumnos, monjas, seminaristas y comunidades religiosas.

    El lunes y el martes estaremos en la Universidad Católica, y el miércoles y jueves en el colegio Santa Teresita del Niño Jesús.

    Hemos experimentado en nosotros lo que dice el lema de la muestra: "Con nuestras manos, pero con Tu fuerza", nuestras manos inútiles, frágiles, pero mendicantes de Su gracia, de Su presencia. Fue y es una provocación personal para cada uno de nosotros, y el gozo de Su presencia entre nosotros, implica también el gozo de comunicarLo: "Hemos encontrado a Aquel del cual hablan los profetas. Ahora está presente".

    Carla Masi

    Vea el albúm de fotografias online


    Vea el contenido de la muestra online


    Ver en las noticias el evento

    sábado, 17 de abril de 2010

    Topara 2010

    Llevamos adelante el Topara 2010, celebrando los 50 años de la Universidad Católica de Villarrica.

    El 8 de abril a las 18 h. iniciamos con la Celebración Eucarística celebrado por el Administrador de la Diócesis, Mons. Benito Espínola y concelebrada entre otros por el Director General del Campus de Guaira, Pbro.Sergio Ayala, Director de Pastoral Universitario, Pbro. Cirilo Apodaca, Mons. Julio César Álvarez, Cura Párroco de la Parroquia del Barrio Estación, Director del Seminario Propedéutico en la Capilla del Campus.

    La Muestra guiada "Con nuestras manos pero con Tu Fuerza", fue exhibida desde el 14 al 17 de abril en el Edificio Histórico. Fue visitada por alumnos de varias facultades, colegios, autoridades comunales, seminaristas y público en general.

    El 19 de abril fue la cita final del Topara con la Conferencia del Padre Aldo Trento sobre el tema: “Cristianismo: ¿Ética o Acontecimiento?” en el Anfiteatro de la Facultad de Medicina.

    Nuestro mayor deseo fue presentar el carisma de Comunión y Liberación, a pesar de los problemas y sacrificios que existen siempre en la organización de un evento tan grande, representó para nosotros una felicidad y plenitud que únicamente en nuestro camino de fe se hace experiencia.

    Teresa.

    miércoles, 14 de abril de 2010

    «Heridos, volvamos a Cristo»



    Julián Carrón, La Reppublica, 4 de abril de 2010

    Nunca habíamos sentido todos tanto desconcierto como el que nos provoca el dolorosísimo caso de la pedofilia. Desconcierto por nuestra incapacidad para responder a la exigencia de justicia que aflora desde lo profundo del corazón.
    La exigencia de responsabilidades, el reconocimiento del mal cometido, el reproche por los errores consumados en el modo de gestionar el caso, todo parece insuficiente frente a este mar de mal. Parece que nada basta. Por ello, se entienden las reacciones irritadas que hemos visto estos días.

    Todo ello ha servido para presentar ante nuestros ojos cuál es la naturaleza de nuestra exigencia de justicia. No tiene fronteras. No tiene fondo. Es tan profunda como la herida.
    Tan infinita que no puede ser colmada. Por eso es comprensible, aún después de haber reconocido los errores, el sufrimiento impaciente de las víctimas, e incluso la desilusión: nada basta para satisfacer su sed de justicia. Es como si estuviéramos tocando un drama sin fondo.
    Desde este punto de vista, paradójicamente los autores de los abusos se encuentran ante un reto semejante al de las víctimas: nada es suficiente para reparar el mal cometido.
    Esto no quiere decir que se les exima de sus responsabilidades, y menos aún de la condena que la justicia pueda imponerles.
    Si esta es la situación, la cuestión más candente –que nadie puede evitar- es tan simple como inexorable: “¿Quid animo satis?”. ¿Qué puede saciar nuestra sed de justicia? En este punto llegamos a experimentar de forma muy concreta nuestra incapacidad, genialmente expresada en el Brand de Ibsen: «Dios mío, respóndeme en esta hora en que la muerte me engulle: ¿no basta entonces toda la voluntad de un hombre para conseguir una mínima parte de la salvación?». O dicho de otro modo: ¿Acaso puede toda la voluntad del hombre realizar la justicia que tanto deseamos?
    Por esto, incluso los más exigentes, los más ávidos de justicia, no serán leales hasta el fondo de sí mismos con esta exigencia de justicia, sino miran de frente su propia incapacidad, que es la de todos. Si esto no sucediese sucumbiríamos a una injusticia aún más grave, a un verdadero “asesinato” de lo humano, pues para poder seguir pidiendo a gritos justicia, según nuestra medida, deberíamos hacer callar la voz de nuestro corazón. Olvidando a las víctimas y abandonándolas a su drama.
    El Papa, con su audacia que desarma, paradójicamente, no ha sucumbido a esta reducción de la justicia que la identifica con cualquier medida. Por una parte, ha reconocido sin vacilaciones el mal cometido por sacerdotes y religiosos, les ha exhortado a que asuman sus responsabilidades, ha condenado el modo erróneo de gestionar el caso por el miedo que algunos obispos han tenido al escándalo, ha expresado todo el desconcierto que sentía por los hechos y ha tomado las medidas necesarias para evitar que se repitan.
    Pero, por otra parte, Benedicto XVI es bien consciente de que esto no es suficiente para responder a las exigencias de justicia por el daño infligido: «sé que nada puede borrar el mal que habéis soportado. Vuestra confianza ha sido traicionada y violada vuestra dignidad». Así como tampoco el hecho de cumplir las condenas, o el arrepentimiento y la penitencia de los autores de los abusos serán nunca suficientes para reparar el daño causado a las víctimas y a ellos mismos.
    El único modo de salvar – para considerarla y tomársela en serio- toda esta exigencia de justicia es reconocer la verdadera naturaleza de nuestra necesidad, de nuestro drama. «La exigencia de justicia es una petición que se identifica con el hombre, con la persona. Sin la perspectiva de un más allá, de una respuesta que está más allá de las modalidades existenciales experimentables, la justicia es imposible… Si fuera eliminada la hipótesis de un más allá, esa exigencia sería innaturalmente sofocada» (Luigi Giussani). ¿Y cómo la ha salvado el Papa? Acudiendo al único que la puede salvar. A Alguien que hace presente el más allá en el más acá: Cristo, el Misterio hecho carne. «Él mismo víctima de la injusticia y el pecado. Como vosotros, Él lleva aún las heridas de su sufrimiento injusto. Él comprende la profundidad de vuestro dolor y la persistencia de su efecto en vuestras vidas y vuestras relaciones con los demás, incluyendo vuestra relación con la Iglesia».
    Acudir a Cristo, por tanto, no es buscar un subterfugio para escapar de las exigencias de la justicia, sino el único modo para realizarla. El Papa acude a Cristo, evitando un escollo verdaderamente insidioso: el de separar a Cristo de la Iglesia porque ésta tendría demasiada porquería para poder comunicarlo. La tentación protestante siempre está al acecho. Hubiera sido muy fácil, pero a un precio demasiado alto: perder a Cristo.
    Porque, recuerda el Papa, «en la comunión de la Iglesia nos encontramos con la persona de Jesucristo». Por eso, consciente de la dificultad de las víctimas y de los culpables para «perdonar o reconciliarse con la Iglesia», se atreve a rezar para que, acercándose a Cristo y participando en la vida de la Iglesia, puedan «llegar a redescubrir el infinito amor de Cristo por cada uno de vosotros», el único capaz de sanar sus heridas y de reconstruir su vida.
    Todos, incapaces de encontrar una respuesta para nuestros pecados y los pecados de los otros, estamos ante este desafío: aceptar nuestra participación en la Pascua que celebramos en estos días, el único camino para que vuelva a florecer la esperanza.

    domingo, 4 de abril de 2010

    Pascua 2010



    El anuncio cristiano responde positivamente a la sed de justicia del hombre. ¿Cuál es, pues, la justicia de Cristo? Es, ante todo, la justicia que viene de la gracia, en ella no es el hombre el que repara, se cura a sí mismo y a los demás. Convertirse a Cristo significa precisamente esto: salir de la ilusión de la autosuficiencia para descubrir y aceptar la propia indigencia, nuestra exigencia de su perdón y amistad.


    Benedicto XVI

    Esta es la cuestión: Dios se ha conmovido por nuestra nada. No sólo esto: Dios se ha conmovido por nuestra traición, por nuestra tosca pobreza, olvidadiza y traidora, por nuestra mezquindad… como un padre y una madre que lloran de conmoción, con un llanto totalmente determinado por el deseo del bien para su hijo, por el destino de su hijo. Es una compasión, una piedad, una pasión. Ha tenido piedad de mí.

    Luigi Giussani


    Foto: Marc Chagall, El hijo pródigo, 1975-76. Colección privada, St. Paul de Vence (Francia) (© foto: BI, ADAGP, Paris/Scala, Firenze)

    lunes, 1 de marzo de 2010

    Manifiesto de CL Chile por el terremoto




    Queridos amigos,

    Ante el terremoto que ha afectado nuestro país, se hace aún más evidente que la vida es misteriosa y no nos pertenece.

    Frente a la belleza de la naturaleza chilena brota siempre una pregunta: "¿Quién es su autor?".

    De la misma manera, delante de la magnitud de este terremoto, nos sentimos pequeños, impotentes y frágiles.

    Sin embargo, de esta experiencia surge otra pregunta: "¿Qué es lo que nos pide el Señor a través de esta circunstancia?".

    Después de haber visto, recientemente también, en nuestra compañía y en muchos testigos, el rostro transfigurado de Cristo que se nos da a conocer, somos ayudados a entrar en el Misterio de la Cruz.

    Sin Cristo, la belleza sería fuente de una triste melancolía y el drama se volvería tragedia, como nos ha recordado Carrón frente al terremoto de Haití.

    Por eso estamos invitados a rezar por todos los que sufren las consecuencias de este drama y también tenemos el deber de dejar que la caridad que hemos recibido desborde en una atención solidaria a las necesidades del pueblo chileno.

    Movimiento de Comunión y Liberación (Chile) [web site]

    lunes, 22 de febrero de 2010

    Luigi Giussani: Quinto aniversario de su muerte


    Hoy, hace 5 años, Don Giussani moría por causa de las incidencias del mal de Parkinson. Aunque extrañamos oír su voz, mantenemos en nuestra mirada su testimonio de fe en Cristo, verdadero hombre y verdadero Dios.

    «Monseñor Giussani, con su fe impertérrita e indefectible, supo que… Cristo, el encuentro con Él, sigue siendo central […] conservó la centralidad de Cristo y justamente así ayudó a la humanidad con obras sociales, con el servicio necesario, en este mundo difícil en el que la responsabilidad de los cristianos hacia los pobres del mundo es inmensa y urgente». Cardenal J. Ratzinger

    «Defensor de la razón del hombre, don Giussani fue un profundo conocedor de la literatura y de la música, y supo valorar con honda convicción el arte como camino que conduce al Misterio. Seguido por los miembros del Movimiento por él fundado, difundido ya por muchos países del mundo, escuchado con respeto incluso por personas de credos distintos y de diferentes responsabilidades profesionales, me gusta recordarlo como maestro de humanidad y defensor de la religiosidad inscrita en el corazón de todo ser humano». Papa Juan Pablo II


    Carta del Papa Juan Pablo II sobre la vida y obra de Luigi Giussani

    Homilia por Monseñor Giussani del Cardenal Joseph Ratzinger el 24 de febrero de 2005.

    Monseñor Luigi Giussani
    15 de octubre de 1922 - 22 de febrero de 2005

    jueves, 11 de febrero de 2010

    Fraternidad de Comunión y Liberación



    Estimados amigos

    Conmemorando hoy los 28 años del reconocimiento de la Fraternidad de Comunión y Liberación, más que nunca es actual y desafiante para todos los miembros lo que está escrito en el último párrafo del decreto, firmado en roma el 11 de febrero de 1982 por Opilio Card. Rossi Presidente y Paul Josef Cordes, Vicepresidente del Pontificio Consejo para Laicos.

    “.. Deseamos vivamente, por tanto, que bajo la protección de la Virgen María, Madre de la Iglesia, y del Patriarca san Benito, Patrón de Europa y de la Fraternidad de Comunión y Liberación, cada miembro y toda la Fraternidad, den claro testimonio de la fe, sean ejemplo de piedad y de virtud de forma que constituyan siempre y en todo lugar operante fermento de apostolado para bien del hombre.. “

    Seamos leales con la experiencia de Verdad que nos propone Don Giussani.

    Abrazos, Luis Ayala

    lunes, 1 de febrero de 2010

    Terremoto en Haití

    Cuando algo inevitable sucede, se pone de manifiesto que nuestra vida no está en nuestras manos. “Inevitable” es el término que mejor clarifica que nada nos pertenece, y, sobre todo, que no nos pertenece aquello de lo que deriva todo. Nuestra vida pertenece a Otro.
    [leer mas]